Categoría: Nutrición

Bebidas refrescantes para combatir el calor:Piña Colada

Piña Colada

Ocio Runners aquí os dejamos esta refrescante bebida de la mano de Just Diet que nos indican como prepararla.

INGREDIENTES para 4 personas (porque es mejor disfrutarlo en compañía)

– 1L de zumo de piña natural licuada (recomendado) o zumo de piña comercial sin azúcares añadidos
– 250 ml de leche de coco (la tienes en cualquier súper)
– Unos cubitos de hielo

PREPARACIÓN
Poner todos los ingredientes en una robot que pique hielo y triturar hasta que quede con una consistencia de granizado. (también venden el hielo picado en el súper)
Rellenar las copas y disfrutar.

*Puedes mojar el borde de las copas y ponerle coco rallado o azúcar

INFORMACIÓN NUTRICIONAL
Esta es una forma diferente de consumir fruta en verano.
Este cóctel destaca por su alto contenido en vitaminas y minerales, además de aportar gran cantidad de fibra (si la piña es natural)

Energía: 48 Kcal / 100g
Proteína: 0.03g / 100g
Grasa: 0.1g / 100g
HC: 9.7 g / 100g

¡A DISFRUTAR!

Macedonia de Sandia y Melón.

Nuestros amigos de Just Diet nos traen esta veraniega receta:Macedonia de Sandia y Melón

INGREDIENTES
– 1/2 sandía
– 1/2 melón
– 1 vaso de zumo de piña (sin azúcares añadidos si es comercial, aunque siempre es mejor licuarlo tú mismo)
– Unas hojitas de menta fresca

PREPARACIÓN
Con ayuda de un “sacabolas” (si no tienes, puedes hacerlo con una cuchara), hacemos bolitas de melón y sandía.
Ponlas en un bol y báñalas con el zumo de piña.
Decora con unas hojitas de menta y… ¡Disfruta!

*Puedes añadir a la macedonia las frutas o verduras que quieras. Trocitos de piña y pepino le van genial.

VALOR NUTRICIONAL
La sandía y el melón son frutas muy refrescantes, ya que su contenido en agua es de más de el 80%, por lo que estas frutas son recomendadas en casos de cálculos renales, retención de líquidos, hipertensión y ácido úrico elevado.

Energía: 18 Kcal / 100 g
Proteína: 0.6 g / 100 g
Grasa: 0.3 g / 100 g
HC: 4.5 g / 100 g

Españoles y Deporte: Hasta 17 millones son sedentarios


– El comparador se seguros de salud Acierto.com ha analizado cómo se cuidan los españoles, desde el punto de vista de la alimentación, el deporte y el descanso 


El pasado 6 de abril se celebro elDía Mundial del Deporte -y el domingo el Día Mundial de la Salud-, una fecha que el comparador de seguros de salud Acierto.com ha aprovechado para analizar cómo se cuidan los españoles. Su estudio, por desgracia, desvela que todavía queda mucho por hacer en múltiples ámbitos, desde el de la alimentación hasta el de la actividad física y el descanso.

Sí, porque hasta el 64% de los españoles sufre sobrepeso. Y no solo eso, sino que hasta el 80% de los obesos ignora que lo es. Un problema de salud que incluso puede acabar convirtiéndose en uno de tipo administrativo y que reduce la esperanza y calidad de vida de los afectados, incluso desde un punto de vista psicológico. Para más inri, no dormimos lo suficiente ni en las condiciones apropiadas: la siesta es ya casi una leyenda urbana.

El deporte, asignatura pendiente

Respecto al deporte, continúa siendo una de nuestras asignaturas pendientes, muy probablemente por la forma en la que nos lo tomamos. Sí, porque hasta 17 millones de españoles admiten ser sedentarios, y un 7% más, no hacer nada de ejercicio, ni siquiera caminar. Los mayores constituyen un grupo destacable, pues solo el 54% de las personas que superan los 65 años mantiene unos hábitos de vida saludables.

Por desgracia, el sedentarismo, junto a otros factores, puede incrementar el riesgo de obesidad, depresión, patologías cardiovasculares, cáncer u otras enfermedades. También reduce la esperanza de vida en hasta siete años y está asociado a un rendimiento laboral inferior. Las cifras cobran todavía más importancia si tenemos en cuenta que esta tendencia también afecta a los más jóvenes. Sólo el 21% de los menores de 10 años hace deporte. El 81% de los adolescentes en edad escolar no se mantienen lo suficientemente activos y el 80% de los niños únicamente lo practica en el colegio.

También llaman la atención los motivos por los que se hace deporte o se va al gimnasio. De hecho, hasta el 64,3% acude a este tipo de centros para poder “presumir de tipazo”, o sea, por razones estéticas. El 14% quiere adelgazar, el 0,8% conocer gente y un paupérrimo 15,7% va con el objetivo de mejorar su salud. El 5,2% restante esgrime otras razones. Respecto a aquellos que no están apuntados, el 48% no ha pisado jamás un gimnasio (al menos como socio). Y el 31% estuvo afiliado a uno por última vez hace más de tres años.

En cuanto a la manera de hacerlo, el 80% prefiere ejercitarse al aire libre. De hecho, el running es la modalidad preferida por los españoles. En concreto ya son 12 millones de personas las que se decantan por él. Los motivos son que es posible practicarlo a cualquier hora del día, que resulta relativamente económica y que es posible correr tanto solo como acompañado.

Otros deportes que se cuelan en la lista de favoritos de los españoles son el fitness, el tenis, los deportes acuáticos, los de aventura y el pádel (por este orden). En este punto existen diferencias por sexos. Sí, porque aunque ellos prefieren el running, ellas se inclinan por el gimnasio en primer término, con un 12% de diferencia respecto a sus compañeros varones.
 

¿Cuidamos de nuestra alimentación?

Los datos también indican que no cuidamos de nuestra alimentación como deberíamos. Prueba de ello es que el negocio de la comida rápida a domicilio se encuentra en plena ebullición y que ya genera más de 600 millones de euros al año. La ingesta de platos preparados y bollería también ha crecido (un 9% y un 4% respectivamente). En concreto y según los números, ni siquiera el 7% de la población alcanza los mínimos de alimentación saludable: comer cinco piezas de fruta o verdura diarias, desayunar “en condiciones”, tomar legumbres y pescado al menos dos veces por semana, etcétera.

En concreto, lo que se detecta es que existe un consumo de pescado y marisco bastante adecuado, pero no de frutas o legumbres. Además, la ingesta de lácteos -especialmente queso-, carnes magras, embutidos y dulces se encuentra por encima de los niveles recomendados. También tenemos carencias de potasio y fósforo.


Sin embargo, sí que intentamos comer bien, o al menos eso decimos: el 54% de los españoles asegura que trata de llevar una dieta equilibrada. Y, de entre ellos, el 8% cuenta las calorías que ingiere. Por otra parte, el 58% asegura haberse puesto a dieta alguna vez. El 24% lo hizo en una ocasión puntual y el 18,5% durante el último año. El 16% de la muestra estaba a régimen durante la encuesta. Aquí se observan diferencias entre hombres y mujeres. Por ejemplo, hasta el 65% de las mujeres ha hecho dieta alguna vez, frente al 52% de los varones.

Esto no quiere decir que hagamos dieta bien: son muchos los que sustituyen el consejo del nutricionista, dietista y endocrino por los consejos de una revista o un conocido, con los peligros que eso implica. Por no hablar de que cada persona es un mundo y de que tiene unos requerimientos nutricionales, metabolismo y hábitos distintos. Además, aquí nos estamos olvidando de los riesgos que puede implicar ponerse a dieta por iniciativa propia y sin asesoramiento experto: efectos rebote, hartazgo, ausencia de resultados, y un largo etcétera que seguro que resulta familiar. Sin embargo, continuamos tendiendo a creer en las dietas milagro y en que adelgazar no requiere de esfuerzo o  sacrificio alguno.
 

Otros de los mitos habituales respecto a la dieta son que el pan engorda, que es necesario tomar complementos alimenticios, que el agua engorda si la bebemos durante la comida, que no tiene cabida el chocolate, que los productos integrales y light adelgazan, o que dejar de comer nos permitirá perder peso. También nos equivocamos en el momento de la ingesta: dedicamos poco tiempo (el 25% dedica 15 minutos o menos), cenamos viendo la televisión (el 90% lo hace), y  estamos pendientes del móvil (el 60% deja el móvil encima de la mesa y, de entre ellos, el 80% está pendiente de él).

Los españoles no se gustan físicamente

El dato curioso es que hasta el 30% de los encuestados no se ve atractivo y se muestra descontento con su aspecto físico. Es decir, aunque no nos sentimos bien con nuestro cuerpo, hacemos bien poco por solucionarlo. Las excusas más frecuentes son las cargas familiares y la falta de tiempo. Además, aquí hay que tener en cuenta que casi 6 de cada 10 españoles afirman sentirse menos atraídos por las personas que no se cuidan, y que invertir tiempo en este tipo de cuestiones no solo mejora nuestra autoestima, sino nuestra relación con nuestro entorno.

Esta tendencia parece estar cambiando en algunos sectores. Por ejemplo, son los hombres de 40 a los 50 años los más deportistas. Por comunidades autónomas, los andaluces son los que más se cuidan, seguidos de los castellanomanchegos y los extremeños. En el lado opuesto encontramos a los aragoneses, canarios, valencianos y madrileños. No obstante, seguimos pudiendo presumir de ser los europeos que más se cuidan.

Cada vez más concienciados

Para acabar y si nos centramos en la utilidad de los seguros de salud a la hora de bajar de peso y hacer ejercicio, la popularización de wearables deportivos y el arraigo de apps de monitorización ha provocado que muchos usuarios sean más conscientes de su situación.

Emplear estas herramientas conlleva otra clase de beneficios, pues son muchas las que permiten competir con otros usuarios, medir los progresos y motivarse, ser conscientes de los propios límites, e incluso pueden servir para detectar distintas anomalías. Tampoco podemos dejar de decir que son muchas las aseguradoras que acaban rechazando a clientes que superan un determinado IMC (superior a 33-34), justo por los argumentos esgrimidos.

Recetas Saludables:Crema de Esparragos blancos con Langostinos.

Buenas Ocio Runners aquí os dejamos esta receta saludable de la mano de Just Diet ,un plato ligero y muy apetitoso.

¿Qué es lo que le hace a este plato ser tan ligero?

Los espárragos blancos están constituidos mayormente por agua.
Además, es una de las hortalizas con un mayor alto contenido en proteína (1.8g/100g)
Por otro lado, el espárrago tiene un alto contenido en fibra dietética, lo que ayuda a prevenir el estreñimiento.

Esparrago Blanco.


También contiene vitaminas del grupo B como la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3) y sobre todo alfatocoferol (vitamina E), que como ya os he explicado en alguna ocasión, es un antioxidante y por tanto previene al organismo de los radicales libres.
De todos o la mayoría es sabido, que los espárragos son diuréticos, pero ¿por qué? por su contenido en asparraguina, que es una sustancia que favorece la eliminación de líquidos, por lo que en caso de hipertensión, es un alimento ideal.

IMPORTANTE*Con lo único que hay que tener cuidado es, con que los espárragos contribuyen al aumento del ácido úrico, por lo que las personas con hiperuricemia deben limitar su consumo.

Langostinos

En cuanto a los langostinos (el otro ingrediente principal de este plato), decir que es maravilloso por su alto contenido en proteína de alto valor biológico, necesaria para el correcto desarrollo de los músculos.
Así mismo, el langostino es rico en ácidos grasos omega 3, que ayudan a reducir los niveles de colesterol y por tanto previenen la aparición de enfermedades cardiovasculares, aunque tampoco conviene abusar de su consumo, ya que pueden a su vez, aumentar los niveles de ácido úrico.
También tienen calcio y fósforo, bueno para el desarrollo de la masa ósea y alto contenido en hierro, lo que ayuda a la prevención de anemias.

INGREDIENTES:
– 8 langostinos frescos
– 25 espárragos blancos en conserva
– 1 patata
– 1 puerro
– 1/2 vaso de leche descremada
– Aove
– Sal al gusto
– Pimienta blanca recién molida
– 1 pizca de nuez moscada y perejil picado

Modo de preparación
Lavar bien el puerro y cortarlo en juliana.
Pelar la patata, lavarla y trocearla.
Rehogar el puerro, la patata y los espárragos troceados en una cazuela baja, con un poco de aceite de oliva. 
Cuando el puerro esté bien pochado, añadir la leche y el caldo de los espárragos contenido en la lata. 
Dejar cocinar a fuego suave durante 25 minutos.
Pasado ese tiempo, triturar todo con la batidora y pasar el resultado por un chino para eliminar los restos de fibra que hayan podido quedar tras el triturado.
Condimentar la crema con la pimienta, la nuez moscada y la sal.
Pelar los langostinos y saltearlos en una sartén antiadherente muy caliente con unas gotas de aceite de oliva.
Emplatar la crema de espárragos y colocar sobre ésta tres langostinos.
Por último, espolvoreamos con perejil picado.

*NOTA: La crema se puede tomar fría o caliente, pero los langostinos deben hacerse en el momento de ir a consumir el plato.

¡Disfruta!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies