Carrera del Agua,una carrera con una lección emotiva

 Carrera del Agua,una carrera con una lección emotiva

Buenas Ocio Runners aquí os dejamos esta emotiva crónica, de la carrera del agua, contada por Natalia y Raúl del club de atletismo La Mancha Amarilla,lo importante en el atletismo popular como en la vida ,es fijarse cada uno sus propios objetivos ,luchar por ellos y ante las adversidades ,que se presentan a veces y disfrutar del camino o al menos intentarlo, gracias chicos por vuestra crónica.

La Carrera del agua de Natalia y Raúl

Para Raúl, una carrera conlleva más cosas, no solo es correr el día de la prueba, sino todos los entrenos anteriores que te llevan y te preparan para esa carrera. Está muy “crecidito“, con entrenos que le salen a la perfección y sensaciones muy fuertes, por lo que se va creyendo que en esta carrera puede hacer marca, se pone como objetivo ir a por el “pufo” (los que entrenan con José España entenderán esto), es decir, 33:59… soñar es gratis (al menos de momento).

Mientras Natalia, sabía esta mañana que no era un día para hacer marca, pero había que intentarlo y sacar fuerzas de donde fuera como las personas a las que iba dedicada su carrera. Llevaba toda la semana sabiendo que iba a ser una carrera especial, una carrera que daba igual el tiempo porque lo importante era terminarla, y eso es lo que ha hecho, sacar fuerzas como las dos CAMPEONAS (Yoli y Bego o Bego y Yoli), por su fuerza y coraje en esta vida.Nos situamos en la línea de salida cada uno con sus pensamientos, cada uno ubicado en un cajón diferente por sus tiempos. Pistoletazo de salida y allá vamos.

manchaamarilla2


Los primeros 5 kilómetros de la Carrera del agua

Kilómetro 1, él casi en cabeza, ella ni ve el paso del kilómetro. La salida de esta carrera es cuesta abajo y muy rápida, por lo que invita a correr demasiado.

En el kilómetro 2, ella se viene arriba por las buenas sensaciones, mira el reloj y ve su tiempo de paso que van por encima de lo marcado. Él intentando hacer grupo con los que tiene alrededor. Este kilómetro “pica” hacía arriba.La bajada hasta el Santiago Bernabéu, se hace cómoda para girar hacía Castellana y comenzar la subida que culmina en Plaza Castilla.

En el kilómetro 5, Raúl sube relativamente cómodo y en su cabeza lleva intentar hacer un cambio de ritmo al culminar la subida. Mientras Natalia, su cerebro le decía de abandonar la carrera pero sus piernas seguían tirando, ha pensado en bajar el ritmo pero al final se ha puesto a andar para coger fuerzas y volver a correr.

manchaamarilla4


Kilómetros finales de la Carrera del agua

Kilómetro 7, ella, se lo dedica a su compañera de club YOLI, por la ilusión que le pone a las cosas, de seguir en cuanto pueda en esta locura de correr. Él, se da cuenta que no va tan bien como creía y poco más adelante le alcanza un compañero del club al que intenta seguir.

Quedan dos… Kilómetro 8 y cuesta abajo, en este tramo de la carrera quién llega con fuerzas vuela, sin embargo Raúl va con la “gasolina” muy justa. Natalia también va mal pero sin embargo tenía claro para quien iba a ser ese kilómetro, para BEGO, su otra compañera, por su coraje y valentía.

Solo les queda uno…

Kilómetro 9, ella por su enano, Elías, por el madrugón que se ha dado para que su madre y padre pudieran correr. Mientras Raúl ya no podía más y ante el cambio de ritmo que dan los de su grupo él se queda, sus piernas y cabeza ya no dan para más, calvario de kilometro para levantar la mirada y ver el 35:22.

manchaamarilla3


Objetivo Cumplido

Y ahora viene la lección como dice el título de esta crónica, él contento pero no satisfecho por la marca, se encuentra raro, un poco decepcionado por un mísero minuto, se queda en la meta porque tiene que entrar Natalia que cuando ha llegado a meta, se ha levantado la camiseta para que se vieran los nombres escritos en su tripa, para que se viera bien claro, que esta carrera era por ellas. Ella a pesar de no hacer su marca, se encontraba feliz y satisfecha.

¡¡Oleé!! viva la sencillez de la vida que a veces olvidamos, “porque dejar marcas en el corazón es mucho más difícil que hacerlo en un reloj”, es lo que hoy ha conseguido Natalia.

manchaamarilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *